(55) 53 60 57 72 / (55) 53 63 61 01 / (55) 53 63 61 16 ventas@vleeko.com

Emprender es algo que no todo mundo está dispuesto a hacer. Ya sea por falta de interés o miedo a salir de la zona de confort, la gente no siempre tiene certeza de cuán positivo puede llegar a ser emprender un negocio. Dado el porcentaje mínimo de gente buscando crear una empresa, en vez de trabajar en una, el camino del emprendedor llega a ser rocoso antes de llegar al éxito financiero.

Para hacer un poco menos rocoso el camino, existen algunas cuestiones a tomar en cuenta, con la intención de que el objetivo trazado se logre y el negocio construido sea sostenible a largo plazo.

El cliente no siempre tiene la razón.

A diferencia del adagio popular que lo afirma, la realidad es que el cliente erra. Aunque es evidente que esto se dice con el fin de brindar servicios más amables y agradables para ellos, la condescendencia total hacia el cliente es más perjudicial que benéfica. Contar con clientes buenos, implica reciprocidad en el trato y crecimiento mutuo. De no ser así, muy probablemente se tendrá que replantear que tanto está aportando y, si no es tan valioso, mejor ‘darle las gracias’.

El tiempo es el recurso más valioso de todos

Ahora sí, aludiendo certeramente al refrán que dice ‘tiempo es dinero’, hay que considerar al tiempo como el recurso más vital e importante con el que se puede contar. Asignar tareas, respetar itinerarios y hacer las actividades acoplándose a las horas previamente establecidas, son cosas básicas para el éxito de cualquier organización.

No todo el dinero tiene el mismo valor

El dinero ‘fácil’ no debe ser una opción. Encontrar inversionistas cuya reputación económica no sea convincente es un riesgo para cualquier emprendedor. Este dinero fácil (o peor aún, mal habido) puede traer consecuencia negativas que repercutan de manera trascendente en el crecimiento de un negocio. Estar al pendiente de dicho punto, es algo que no puede dejar de ser considerado a la hora de tomar las decisiones económicas de inversión.

El marketing es una inversión, no un gasto

Mucha gente se ha quedado con la idea de que hacer mercadotecnia no sirve. Que el éxito o el fracaso de la empresa, será directamente proporcional a la calidad del producto y no a su exposición en el mercado. Este es uno de los peores errores en los que se cae. El marketing es vital para el éxito de cualquier empresa. El mejor producto fracasará si nunca es encontrado por sus clientes potenciales y, de manera opuesta, un producto no tan bueno, con una estrategia adecuada de mercadotecnia, llegara a un mercado ávido de consumirlo.

Siempre considerar el outsourcing

Retomando el tema del tiempo y combinándolo con el del dinero, hacer outsourcing es importante para optimizar ambos elementos y que, de esa manera, el éxito llegue en un menor lapso y con una inversión menor. Outsourcing significa subcontratar, es decir delegar tareas a alguien externo a una empresa.

Son puntos teóricos muy sencillos de digerir, pero nulos si no se ponenen en práctica. Emprender implica esfuerzos que traerán beneficios y enseñanzas que trabajar para otra empresa no traen. No obstante, poder evitar repetir partes del camino debido a decisiones erróneas, no debe ser tomado en saco roto.