(55) 53 60 57 72 / (55) 53 63 61 01 / (55) 53 63 61 16 ventas@vleeko.com

Twitter es una excelente red social de microblogueo; eficaz para la expresión por parte de cualquier persona, pero particularmente útil para las empresas que quieran ganar notoriedad, principalmente –por qué no decirlo– en un país que culturalmente no se caracteriza por tener un buen porcentaje de ávidos lectores y sí de gente que quiere informarse de todo sin necesidad de leer casi anda.

Así como en este blog hemos dado consejos con el fin de destacarnos en esta red social, también es importante considerar ciertos errores que son prácticamente imperdonables y que, de cometerse, condicionarán nuestro éxito.

Estos son errores clásicos en Twitter que debemos –obligatoriamente– evitar para hacer que nuestras estrategias de marketing funcionen:

Faltas de Ortografía

Cualquier contenido, por más útil que sea, pierde seriedad y valor si no es redactado con precaución. La situación se vuelve crítica cuando, con tan solo 140 caracteres de maniobra, somos incapaces de escribir con propiedad y exponemos nuestra incapacidad ortográfica.

Pocos tuits

La repartición de tuits a lo largo del día es vital para tener notoriedad. De nada sirve tuitear escuetamente una vez al día, tomando en cuenta que nuestro mercado está repartido en diversos horarios. Es decir, algunos accederán en las mañanas, otros en las tardes, otros en la noche y muchos otros –incluso– en la madrugada. Cuatro tuits que garanticen nuestra presencia a todas horas del día, son básicos para que logremos éxito.

Muchos tuits

En la otra cara de la moneda, el exceso de tuits es igual de perjudicial y hasta más. Generar más contenido del debido, termina por aburrir al usuario y lo invita a dejar de seguirnos. De esta manera, también se incumple el objetivo y se generar una mala reputación.

Repetición de tuits

Ya entendidos los dos puntos anteriores, tampoco es bueno repetir los tuits. No es válido, por querer esparcirnos a lo largo del día, poner exactamente lo mismo, aun con algunas pequeñas modificaciones.

A esto se le agrega, por supuesto, lo más básico; lo que debería quedar implícito a la hora de generar nuestra cuenta: no usar la biografía o no usarla bien, no poner una foto personalizada que nos dé identidad, no personalizar el fondo o poner nombres de usuarios que no tengan que ver con nosotros y que sean confusos para el usuario.