En este blog hemos tocado diversos temas alusivos a la importancia del contenido y de cómo es necesario adquirir ciertas costumbres en el marketing digital con el fin de generar posicionamiento en línea. Ahora, para retomar el tema, tocaremos ese punto que termina por afectar y evitar que los objetivos en cualquier ámbito se logren de la manera adecuada: los mitos. A continuación cuatro de los más importantes

Todo mundo puede hacer un blog

Si bien la creación de un blog y la generación de contenido están al alcance de cualquiera, la realidad es que no todo mundo tiene la constancia suficiente para hacer que un blog camine de manera constante. Suele ser muy común que la gente empiece un blog de manera muy impetuosa y, a lo largo de unas semanas, con la emoción menos intensa, comience a olvidarlo acudiendo a él muy esporádicamente.

Para hacer un blog, hay que tener la disciplina de alimentarlo con frecuencia. Es imprescindible atender un blog y verter contenido en él al menos dos veces por semana. Seguro que mientras más se le dedique a un blog, más posibilidades habrán de ver resultados de manera rápida.

Mientras más largo el texto es mejor

Para la obtención de tráfico en línea no existe un número exacto de caracteres que exponer. Escribir poco o escribir mucho, nunca deberá ser el objetivo principal cuando se trata de publicar en un blog. El verdadero objetivo, siempre deberá ser escribir con calidad; es decir, que lo escrito tenga una verdadera utilidad.

Si una frase de cinco palabras expone de buena manera lo que se puede decir prolijamente con 30, hay que hacerlo. Escribir mucho, en este caso no lleva a nada más que a perder el tiempo y, reafirmando el primer punto, a desanimarse por pensar que si no se escribe mucho, no se está logrando nada.

Con cada post generado estoy generando dinero

Con cada post que se esté generando un blog, no se está generando dinero, no se están generando nuevos clientes y, a ciencia cierta, no se puede tangibilizar nada en cuestión monetaria. Más bien, con cada post se está generando mayor calidad en un sitio, mayores opciones para posicionarse, mayor posibilidad de ser visto y, lo más importante, se está generando una buena construcción de marca en línea.

Sería insulso decir que el contenido es el único factor a considerar para obtener nuevos clientes y vender. El contenido es básico, es importante y es efectivo, pero no es arte de magia.

A mayor contenido más alcance

Aunque podría ser contradictorio del primer punto repasado, explicando el punto, quedará más claro. Como se dijo en el primer punto, ¿la generación de contenido debe ser constante? Por supuesto que sí; esto es básico para hacer un blog exitoso. La cuestión más bien es que generar contenido basura no sirve de nada y, precisamente por estos casos, es que se habla de que el mayor contenido no necesariamente conduce a ningún lado.

Generar contenido por generar contenido no tiene fundamento alguno. Como se mencionó antes, no es obligatorio que el contenido sea sumamente largo, pero sí es necesario que sea de calidad. Comenzar a publicar una increíble cantidad de contenido sin razón no lleva a ningún lado. Siempre será mejor un post cada dos días lo suficientemente trabajado, que cinco post diarios que no digan absolutamente nada.

Concluyendo, el trabajo dedicado a un blog y al marketing de contenidos no tiene que ser considerado como algo a la ligera. Siempre hay que tener cuidado de seguir algunos parámetros, de romper algunos paradigmas y de buscar que lo que se genere en él, sea verdaderamente productivo.